Tu navegador no soporta JavaScript, por lo que algunos efectos del portal se pueden ver afectados. Los perfumes de imitación: FAQ
holis

Los perfumes de imitación: FAQ


En los últimos dos años, han aparecido los llamados perfumes de imitación o perfumes equivalentes. Se trata de fragancias que frecuentemente se venden a granel y que imitan o se inspiran en otras que se encuentran comercializadas en el mercado por firmas de renombre. Este tipo de perfumes se amparan en recursos como, por ejemplo, “nos recuerda a…” o simplemente el vendedor traslada oralmente al cliente la equivalencia y así no deja huella de esta actividad.
La venta de perfumes equivalentes encaja bastante bien en los supuestos que nuestra legislación clasifica como conducta desleal, ya que se trata una vulneración de los derechos de propiedad de los titulares sobre sus marcas y nombre comercial por su uso no consentido.
Pregúntate esto: ¿te gustaría que alguien usara sin tu permiso tu nombre e imitara tu forma de ser en beneficio propio? Eso es exactamente lo que hacen las empresas que comercializan perfumes equivalentes o de imitación.

¿Es lo mismo un perfume de imitación que perfume a granel?
No. Un perfume de imitación puede ser a granel, pero comprar perfume a granel ni significa que sea de imitación. Tiempo atrás, era común acudir a la perfumería o droguería con un frasco vacío y que allí lo rellenaran, sobre todo, con colonia, que los tenderos compraban para venderla como tal, no era una imitación de ninguna fragancia existente en el mercado sino que tenía un nombre propio.
Actualmente, la costumbre se ha perdido, aunque sí es cierto que ciertas firmas de perfumería han comenzado a apostar por ofrecer la opción de rellenar sus frascos, siguiendo la tendencia ecofriendly, pero sólo con su mismo perfume, que está disponible en establecimientos seleccionados.

¿Cuándo compro un perfume de marca, también estoy pagando por el nombre?
Sí, porque ese nombre es estandarte de unos criterios de calidad que aseguran las aptitudes y la seguridad del producto. Sin embargo, el porcentaje que refleja el nombre en el precio final es muy pequeño comparado con las propiedades de los ingredientes, la fiabilidad en los procesos de producción, etc.
Asimismo, hay que tener en cuenta que los perfumes de imitación también tienen un nombre, una marca, y proporcionalmente también pagamos por ello.

“Pero es que los perfumes de marca son caros…”
Son más caros porque la inversión de la empresa en la elaboración de sus fragancias es mayor. Los ingredientes tienen más calidad, los procesos productivos se modernizan constantemente, cuentan con profesionales (científicos, técnicos, perfumistas…) de renombre y con mucha experiencia, pasan los estándares de calidad más altos, su logística está en constante expansión, etc. Además, muchas también invierten en publicidad. Asimismo, muchas empresas tienen un departamento de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que usa parte de los beneficios en comercio justo, reforestar bosques, reducir su huella de carbono, dar trabajo a comunidades que viven cerca de las zonas donde se recolectan los ingredientes que se necesitan, etc., además de donar ciertas cantidades a ONGs. Investiga un poco en las webs corporativas y descubrirás muchas compañías que participan en este tipo de proyectos y no los publicitan en los medios de comunicación.
Compra racionalmente y piensa en qué se puede convertir tu dinero más allá del acto de compra.

Si el perfume de imitación huele igual que uno de marca, ¿por qué tengo que pagar más por este último?
Para empezar, un perfume de imitación nunca huele exactamente igual que el de marca. No lleva los mismos ingredientes, porque si no sería una copia y, por lo tanto, de venta completamente ilegal. Asimismo, la procedencia, calidad y trabajo de los componentes de la fórmula no es la misma. Piensa que los ingredientes naturales, por ejemplo, son difíciles de extraer, sobre todo sin dañar el ecosistema, y de trabajar; los aceites esenciales y los absolutos son muy costosos. También las notas sintéticas son muy importantes y conllevan muchas horas de investigación.
Entre otras diferencias, si has probado un perfume de imitación, comprobarás que la permanencia del aroma en tu piel tiene una duración bajísima comparada con uno de marca. Esto es porque las notas de la base no tienen la misma calidad ni están trabajadas de la misma manera.
No te engañes: pagas menos por menos, no por lo mismo o más. No te regalan nada.

¿Y por qué los perfumes de imitación son tan baratos?
Para responder a eso nos tendríamos que hacer múltiples preguntas. ¿De dónde provienen los ingredientes? ¿Cómo los trabajan? ¿Qué controles de seguridad pasan? ¿Qué certificaciones tienen? ¿En qué condiciones trabajan los empleados de esa compañía? ¿Cuál es su margen de beneficio?
No nos engañemos: todas las empresas trabajan e invierten para ganar dinero, y las que elaboran perfumes equivalentes no son una excepción.


Newsletter

Redes sociales


Datos BdeBeauty

  • Productos: 3545
  • Visitas a productos: 1245675
  • Perfumerias: 1323
  • Valoraciones: 1144